Nueva victoria de Dragones en accidentado partido

 

El equipo de Dragones repitió en la segunda fecha, salió ganador y entero de un partido que en la previa pintaba muy difícil. Y así fue, un encuentro muy trabado mientras duró, ya que al promediar el tercer cuarto tuvo que ser suspendido a raíz de la cantidad de lesionados, sumado a un expulsado, que tuvo Coyotes y que los dejó sin posibilidades de poder continuar con el encuentro.

 

En la primera etapa las ofensivas no funcionaron de la mejor manera, ambos equipos cometieron errores y penalidades que coartaban cualquier posibilidad de anotar, mientras las defensivas sí funcionaban y hacían sentir el rigor de los golpes en cuanto se les presentaba la oportunidad. Sin embargo las anotaciones llegaron. Coyotes pasó al frente 6 a 0 en una corrida de Emilio López, y rápidamente se colocó 13 a 0 cuando su mariscal Emanuel Angeletti encontró a su receptor Marcelo Jiménez en un pase de 20 yardas. Hasta ese momento la balanza se inclinaba levemente a favor de Coyotes, su línea ofensiva con Roldán, Porta y Moyano, les daba protección para los pases y abrían huecos para las corridas, mientras que en defensiva su característica dureza en los golpes frenaba los intentos de su oponente. Así terminaron el primer tiempo, con una leve ventaja que hacía presagiar un segundo tiempo entretenido. 

Pero en el segundo tiempo la historia cambió por completo. Dragones no se desesperó y de a poco la ofensiva comenzó a mejorar. Tras haber recibido la posesión de la pelota cerca de mitad de cancha iniciaron una serie que jugada tras jugada avanzaba hasta la zona de anotación y que coronaron con una corrida de su mariscal de campo Scott Jackson para dejar el partido 6 a 13 en su contra. 

Dragones siguió aplicando su plan de juego ofensivo de variadas jugadas que de a poco comenzaban a desgastar a la defensiva contraria, que no caía en su intensidad, pero de a poco comenzaba a pagar el precio del gran esfuerzo que estaban afrontando. 

El segundo touchdown de Dragones fue otra corrida de su mariscal, y dejó a su equipo abajo tan sólo por un punto 12 a 13. A esta altura el final parecía que sería peleadísimo, pero, de a uno fueron dejando la cancha los jugadores de Coyotes luego de sufrir serias lesiones, y este hecho marcaría el final de sus posibilidades. 

Dragones por su parte se mostraba más entero, la línea defensiva encabeza por Guido Guridi metía cada vez más presión y por primera vez en el partido pasaron al frente en el resultado, 18 – 13, luego de una intercepción devuelta hasta la zona final por Julián Reynoso. 

Había transcurrido 5 minutos del tercer cuarto y tras sufrir otra baja el equipo de Coyotes quedó en una situación muy comprometida. Luego de una breve reunión entre los capitanes y árbitros se tomó la decisión de dar por culminado el encuentro con el marcador como estaba hasta ese momento 18-13 a favor de Dragones, para evitar comprometer la salud de los jugadores de Coyotes que quedaban en cancha a esa altura. 

Un final poco feliz, pero un partido muy entretenido y disputado mientras se jugó. Dragones queda 2 – 0 y parece encaminado a repetir el campeonato. Mientras que Coyotes queda 0 – 2, y con muchas bajas que hacen presagiar un futuro muy cuesta arriba pero no imposible.